Anímate y opina ¡Deja un comentario!

Historia del árbol de las manzanas, larga pero muy buena

Rfdc03
Otras historias insolitas del mundo. - 15:16 (26/6/2013)

Historia del árbol de las manzanas, larga pero muy buena

Historia del árbol de las manzanas, larga pero muy buena

Historia del árbol de las manzanas, larga pero muy buena

Este era un enorme árbol de manzanas al cual un niño amaba mucho. Todos los días jugaba a su alrededor. El árbol también lo quería mucho. Pasó el tiempo, el niño creció y no volvió a jugar alrededor del árbol. Un día regresó y escuchó que este le decía con cierta tristeza: - ¿Vienes a jugar conmigo? Pero el muchacho contestó: - Ya no soy el niño de antes que juega alrededor de los árboles. Ahora quiero tener juguetes, y necesito dinero para comprarlos. - Lo siento -dijo el árbol-. No tengo dinero, pero te sugiero que tomes todas mis manzanas y las vendas; así podrás comprar tus juguetes.

El muchacho tomó las manzanas, obtuvo el dinero y se sintió feliz. También el árbol fue feliz, pero el muchacho no volvió. Tiempo después, cuando regresó, el árbol le preguntó: - ¿Vienes a jugar conmigo? - No tengo tiempo para jugar; debo trabajar para mi familia y necesito una casa para mi esposa e hijos. ¿Puedes ayudarme? - Lo siento -repuso el árbol-. No tengo una casa, pero puedes cortar mis ramas y construir tu casa. El hombre cortó todas las ramas del árbol, que se sintió feliz, y no volvió. Cierto día regresó. El árbol estaba encantado. - ¿Vienes a jugar conmigo? -le preguntó. - Me siento triste, estoy volviéndome viejo. Quiero un bote para navegar y descansar, ¿puedes dármelo? El árbol contestó: - Usa mi tronco para construir uno asi serás feliz. El hombre cortó el tronco, construyó su bote y se fue a navegar. Regresó después de muchos años y el árbol le dijo: - Lo siento mucho, pero ya no tengo nada que darte, ni siquiera manzanas. El hombre replicó: - No tengo dientes para morder ni fuerzas para escalar, ya estoy viejo.

Entonces el árbol, llorando, le dijo: - Realmente no puedo darte nada. Lo único que me queda son mis raíces muertas. Y el hombre contestó: - No necesito mucho ahora, sólo un lugar para reposar. - Bueno -dijo el árbol-, las viejas raíces de un árbol son el mejor lugar para recostarse y descansar. Ven, siéntate conmigo y descansa. El hombre se sentó junto al árbol y este, alegre y risueño, dejó caer algunas lágrimas.

Esta es la historia de cada uno de nosotros: el árbol son nuestros padres. De niños, los amamos y jugamos con ellos. Cuando crecemos los dejamos solos; regresamos a ellos cuando los necesitamos, o cuando estamos en problemas. No importa lo que sea, siempre están allí para darnos todo lo que puedan y hacernos felices. Usted puede pensar que el muchacho es cruel con el árbol, pero ¿no es así como tratamos a veces a nuestros padres?

whatsapp Comparte esta imagen por whatsapp y reta a tus amigos, cuantos más seamos más imágenes cada día ;)
Más imágenes

Aan, la orangutana herida de 104 balas.....

Única foto donde se aprecia que Maradon...

Convair XFY-1 Pogo, Primer avión que de...

Guiness Richi, el hombre de las 500 band...
1 Comentario

Para poder comentar necesitas estar registrado

¿No eres miembro? Registrarme
darkness 22:45 (14/6/2014)
0 Votos

Excelente historia me encanto leerla agregada a mis favoritas.

Cerrar
¡Inicia sesión!

Para poder participar en la web tienes que estar registrado

¿No eres miembro? Registrarme

logo cv